Coruña abre las puertas al Salón de la Fama

30 de Marzo de 2020

Y por fin llegó a Coruña el Salón de la Fama. 

El reconocimiento a todos aquellos que han contribuido a que la Copa Colegial en nuestra ciudad haya ido creciendo poco a poco hasta llegar a ser lo que es hoy. La mejor y más seguida competición colegial de la ciudad.

Un premio eterno para los que se lo merecen. Para los que colaboran y favorecen que la Copa siga adelante. Que consiguen ser referente en redes sociales, que se llene un pabellón con 400 personas en una final, que nuestra sede sea tan bien representada cada año en el Jamboree.

Todo ello tiene un coste. El sacrificio, la ilusión y el tiempo empleado. Se necesita una mezcla de estos tres ingredientes para poder estar en el Salón de la Fama.

Y es lo que les ha ocurrido a las dos personas que estrenan nuestro salón en Coruña.

Por un lado, Alba Uxía, jugadora desde la primera edición de la Copa Colegial. Cuatro años vistiendo la camiseta azul oscuro de Esclavas y dos más defendiendo, con la elástica negra, los intereses de Salvador de Madariaga.

Por otro lado, Alejandro Muiño, entrenador del colegio Liceo la Paz y que también lleva participando desde el primer año de competición, empezó en categoría femenina y masculina, centrándose finalmente en la categoría masculina y consiguiendo un estandarte de campeones en el 2016 para las Jirafas de Matogrande.

Los dos entraron el pasado mes de enero en nuestro Salón de la Fama. Un gran estreno. Se lo merecen. Gracias a los dos por hacer de esta locura colegial algo más grande. Gracias porque sois parte importante de esta competición.

Las puertas del Salón no se cierran...

Ahora, ¿quién o quienes serán los siguientes?

 

Regístrate y podrás tener acceso a contenidos educativos exclusivos, descargar recursos y estar informado de todas las novedades de Basketball is Education.

Apúntate

Puedes acceder con el mismo usuario que en el resto de sites de la Fundación Baloncesto Colegial, como copacolegial.com.

Ya tengo usuario

Contacta con nosotros