Padres, ¿Por qué?

22 de Marzo de 2017

Este artículo de opinión tiene una función muy clara: intentar concienciar a aquellos que lo necesiten, y no a los niños, sino a quienes suelen ir a verlos.

 

“Mi hijo es el mejor jugador de baloncesto del mundo” oía el otro día de una madre durante un partido de pre-mini. Seguramente, muchos de nosotros hemos escuchado a la típica madre y/o padre que presume del buen hacer de su hijo/hija en la cancha. De esos individuos, hay muchísimos, pero no pasa nada, unos padres quieren muchos a sus hijos y se debe respetar.

Qué bonito debe ser ver a tu hijo jugando al deporte que le gusta, ya sea fútbol, baloncesto o cualquier otro. Más bonito seria si gana los partidos, si se divierte jugando con sus amigos o siente sensaciones nuevas. Seguro que el jugador o jugadora también siente que su padre o madre está con él, apoyando y viendo como juega. Sin embargo, últimamente ese apoyo que muchos padres se han convertido en batallas.

La tendencia de que “mi hijo es el mejor, como lo toquen salto” ha resurgido de sus cenizas después de mucho tiempo. Hay casos, como siempre, pero no son repetitivos como lleva pasando en los últimos meses. Los padres que van a ver a sus hijos sufren para que no les pase nada, ni que haya peleas, ni problemas, etc. Protestan, reaccionan, como debe ser, pero hay reacciones y reacciones.

¿Por qué unos padres se tienen que pegar porque sus hijos han tenido un pique en la pista? ¿Por qué se encaran? Llevan los nervios y las ganas de que su hijo triunfe en la sangre, y muchas veces se llega a ese extremo, véase el caso de hace un par de días en Mallorca. Es precioso como el ser humano sigue sorprendiendo.

En estos momentos tensos que vivimos en los deportes, un alma de bestia se apodera de los padres. “¡Solo quiero que ganes hijo!” escuchaba de un padre que no paraba de aleccionar a su hijo, que como no lo hiciera bien le echaría bronca. Sí, es cierto, los padres son una figura importante, pero a veces, no se deben meter de lleno en la vida deportiva de su hijo o hija. ¿Por qué? Porque le podría hacer más daño que una lesión.

Lo peor de todo es que cada vez más se está repitiendo estas situaciones, que dan vergüenza, repugnan a muchos y manchan el deporte. Escenas que solo dejan un mal cuerpo y el que lo pasa peor es el hijo o hija de los padres. Pese a las intentonas de protocolos de juego limpio que se hacen, parece imposible que el respeto que debe haber entre padres impere.

Esta frase tan famosa que muchos entrenadores dicen “no hagáis caso de lo que digan vuestros padres, están en el público” ha desaparecido. Ahora los padres siguen teniendo el control de sus hijos hasta cuando juegan un partido. Y no hablemos de las reacciones a los árbitros… Eso ya es una historia que parece que no acabará.

Y lo que suele, repito, suele pasar cuando un padre está atosigando a su hijo, pendiente de todo y si le tocan, es una revolución y un circo, porque viene otro padre y se encara y el resto es lo de siempre, un espectáculo no apto para menores. Donde unos se pelean, otros intentan parar, pero se enervan que se meten en la pelea.

Padres que tienen a sus hijos en el baloncesto o en cualquier deporte, les voy a hacer una reflexión. Si ustedes quieren dar ejemplo, que es lo que siempre buscan los padres para sus hijos, primero, sentados y animando están mucho mejor que exaltados y exuberantes. Disfruten de ver como su hijo juegue y luego si se tiene que quejar, después del partido, que puede encontrar a otro que no le guste su opinión y vaya a por usted. No es necesario presumir, mejor dialogar y opinar.

Últimamente, el espíritu de la bestia se ha apoderado del padre o madre, solo mi hijo y punto. No saben hablar, solo saben golpear, pero en ese caso, al que más daño hacen no es ni él ni con quien se pelee, sino a su hijo o a todos los niños que están aprendiendo algo que no deben hacer. No intento dar lecciones, pero sí intento concienciar a la gente que cualquier paso negativo trae consecuencias. Piensen y luego disfruten.

Regístrate y podrás tener acceso a contenidos educativos exclusivos, descargar recursos y estar informado de todas las novedades de Basketball is Education.

Apúntate

Puedes acceder con el mismo usuario que en el resto de sites de la Fundación Baloncesto Colegial, como copacolegial.com.

Ya tengo usuario

Contacta con nosotros