羠bitros, tan necesarios como incomprendidos

16 de Mayo de 2018

Árbitros, tan necesarios como incomprendidos

 

 

Uno de los principales valores que promueve la Copa Colegial, si no el más importante, es el del respeto. A rivales, a compañeros, a entrenadores, a público… y a árbitros, por supuesto. Los jueces de un partido –no porque decanten la balanza a favor de un lado u otro, sino por su imprescindible faena de cumplir que el juego siga el reglamento- son a veces olvidados y nunca tienen el apoyo de alguien cuando se equivocan. Un jugador puede ser alentado por su padre, compañero o entrenador. El entrenador puede tener el apoyo de su asistente o de alguna persona de la directiva. El árbitro, en cambio, suele convivir con la soledad del error. Puede ser respaldado por el comité, pero en la pista tiene que aguantar los golpes –verbales, principalmente- de la mejor manera posible.

 

Es por ello que en la Copa Colegial fomentamos, antes durante y después de cada partido, que los jugadores/as respeten a los árbitros. Porque sin ellos el baloncesto sería autodestructivo. Porque sin ellos el baloncesto sería un caos. Porque sin ellos habría libertad absoluta para competir sin deportividad. Sin ellos, en definitiva, el deporte de la canasta perdería una de sus mayores esencias.

 

¿Quién lanzaría la pelota en el salto inicial? ¿Cómo sabremos quién la ha tocado último en la pugna por el rebote?  ¿Quién señalaría las faltas honestamente? ¿Quién impediría que los pasos y dobles arrasaran como si de un partido de All-Star se tratara? ¿Quién evitaría fraudes en las actas?

 

 

Respetemos a los árbitros, facilitemos su labor. Ganas tú, gana el baloncesto, GANAMOS TODOS.

Reg韘trate y podr醩 tener acceso a contenidos educativos exclusivos, descargar recursos y estar informado de todas las novedades de Basketball is Education.

Ap鷑tate

Puedes acceder con el mismo usuario que en el resto de sites de la Fundaci髇 Baloncesto Colegial, como copacolegial.com.

Ya tengo usuario

Contacta con nosotros